1998/11/30

1886 Parnaso

En este parnaso colorido
En el que instalaste cada paso
De mi espíritu contigo
También guardaré el abrazo
Que me diste como abrigo
Cuando mis desatados lazos
Me llevaban al peligro,
De la soledad espantosa
De donde sacaste mi espíritu,
Como si fuese de entre las olas
Que agitaban mi destino.
Como al borde de una blanca rosa
Permanece suspendida la gota
De rocío
Así permanece en suspenso
En mis adentros
El espíritu mío,
Esperando a que tu boca
Quite de mi este frío
Que como una corriente loca
De un desbordado río
Me arrastra y me provoca
Me llena el corazón de hastío,
Para entonces en el parnaso
En donde forzaste el destino,
Unir mi espíritu contigo
Y reeditar allí el abrazo
Que me diste como abrigo
Cuando mis desatados lazos
Me llevaban al peligro
De la soledad espantosa
De donde sacaste mi espíritu
Como si fuese de entre las olas
Que agitaban mi destino.

1885 Luz

Si en la más remota penumbra
De mi sórdido universo
Permanece aquel, tu beso
Palpitando perennemente
Como una gota de luz
Que palpita en la oscuridad,
Desvaneciendo los mantos
De la desdicha y desfelicidad.
Si tu beso es una supernova
Que se creó en mi inmensidad
Al momento de tu boca
Mi pecho besar.
¿Qué va a pasar cuando tus labios
Besen cada resquicio de mi humanidad?
Será el momento de extinguir
Estos tristes gigantescos dinosaurios
Que vagan con su mirada marchita
Por los campos de mi interior,
Rumiando una soledad
Que reverdece a cada palmo
De mi corazón.
Y entonces comenzará
Al dictado de tus labios
El apogeo
De mi nuevo cielo y mi nueva tierra.
Esta Jerusalén antigua
Que tengo en lugar de cuerpo
Será el habitáculo de tu ser
Para que mores
Por los siglos de los siglos,
Amen.

1884 Delirante párpado insomne

Yo se muy bien
Que en algunas ocasiones he sido
Tan agudo y penetrante
Como la mirada hipnótica
De un mercader medio oriental,
Que levita en su alfombra
Por encima de lo terrenal.
Yo se que en algunos momentos
He estado tan despierto
Como un Buda,
Instantes después
De su séptima iluminación.
Se que en otros momentos
He sido como una paloma,
Que bate sus alas
En busca de inefable luz.
Yo se que he tenido momentos
En que inevitablemente he sido
Como un ciego pez abisal,
Como arácnido cavernícola,
O como cíclope miope
Que ha extraviado su nidal.
Pero cuando llega el ahora
En esta hora crepuscular
Cuando las oleadas de noche
Me inundan como mar,
Mi alma es:
Un delirante párpado insomne,
Una distante pupila perdida.
Como ojo inerme de maniquí
Como niña del ojo malherida
Como inmóvil órbita de camaleón,
Como visión panorámica destruida
Solo esperando, sin razón,
Esperando a que tus ojos
Iluminen mi corazón
Para mirarte con mis propios ojos
Y salir a flote
En la nave de tu ilusión.

1883 Rastro

Renuncio a ser mártir
De la carne de tu flor,
Renuncio a ser gendarme
De la cárcel de tu amor,
Me niego a ser cañón
Para tus balas,
No quiero ser pesado lastre
De apremiante dolor.
He decidido dejarte
Y que florezca mi amor
Porque las ramas que me podaste
Eran ramas florecientes
Sin temor,
Crecían como solo crece
En el campo la bella flor.

1882 Bandada inaugurante de palomas

Cuando apareciste en mi universo
Como recién formada supernova
En mi cofre se desataron los versos
Como bandada inaugurante de palomas
Desde entonces mi almohada
Te ha narrado en mis sueños
Sin espacios
Puntos y aparte
Ni comas.
Cuando te materializaste de la nada
Como fantástica aurora
Mi boca diventó en copa
Que espera con ansias locas
Ser llenada por el elixir
Cósmico de tus labios
De arcángel errante y desparaisado.
Cuando revelaste tu presencia
Ante mi espíritu de estopa
En mi interior crecieron los besos
Como multitud enfurecida de olas
Y se colmó mi cuerpo
De tu sonrisa,
Me llevó tu sexo
Más allá
Del imperio de la luz
En donde tus manos
Deshicieron
Lo ridículo
Que flotaba
Sobre la faz
De mi interior.
Cuando apareciste en mi universo
Como recién formada supernova
En mis cofres se desataron los versos
Como bandada inaugurante de palomas
Desde entonces mi almohada
Te ha narrado en mis sueños
Sin espacios,
Puntos y aparte
Ni comas.

1881 Premisa

Yo tengo un pedazo de gloria
Que lleva el número de tu sonrisa,
Yo puedo saltar de la cornisa,
Mi espíritu gira como una noria.

Yo se que hasta la historia
De mi vida ha cambiado
Desde el día que a mi lado
Besaste mi pecho con euforia.

En el registro de mi memoria
Nadie con alas transparentes
Había destruido mis puentes
Había eliminado mi escoria.

Hasta que tu con tu sonrisa
Llegaste al borde de mi vida
Y transformaste mi mortal herida
Mi lamento en baile como premisa.

1880 Por ti yo puedo apostar en la ruleta rusa

Por ti yo puedo apostar
En la ruleta rusa,
Resolver nuevos problemas,
Calcular mi nueva hipotenusa,
Por eso fue que besé
Con mis labios vuelto llamas
De placer
El inflamable pozo petrolero
De tu ser.
Yo puedo perder
Mi lágrima postrera
Mi holocausto, mi primavera
Pero no puedo perder
Ni un instante
De estar contigo y para ti
Porque provocas en mi
La gama más exagerada
De placer,
Por ti yo puedo apostar
En la ruleta rusa,
Inventar nuevos teoremas
Dejar mi obra inconclusa,
Por eso fue que amarré
Con mis brazos vuelto lazos
De querer
El volátil y etéreo centro
De tu ser
Yo puedo perder
Mi decisión suprema
Mi palabra, mil fonemas
Pero no puedo perder
Ni un instante
De estar contigo y para ti
Porque provocas en mi
La gama más exagerada
De placer.

1879 A ras de alma

Vuelas en mi interior
A ras de alma
Y no acuerpizas
En los aeropuertos de mi cama.
Si tuviera mil margaritas
Para despetalizar
Te esperaría en mi altar
Con calma
Hasta verte despuntar
Como solo de medio día
En mi lúgubre vida gris
Si tu armonía,
Pero solo tengo en mis manos
Esta sórdida melancolía
Que no se puede despetalizar
Ni me sirve para esperar
Que en sueños
Beses con tu sinfonía
En mi boca el alma mía.
A mi espíritu vagabundo
Le falta tu melodía
Y en lo profundo
Con resonante remota agonía
Vuelas en mi interior
A ras de alma
Y no acuerpizas
En los aeropuertos de mi cama.

1878 Serafín desprotegido

Guardo bajo siete secretas llaves
En el esmalte insondable
De mis desesperadas pupilas
Encendidas
El color inigualable
Y la armónica forma
De tu cuerpo
Divinamente esculpido,
Retengo aun bajo mil claves
Escrito entre los viejos
Y olvidados álbumes
De mis indescifrables papilas
Olores y sabores
De tu exquisito
Seductor cuerpo
De arcángel desmedido,
No he perdido
Ni voy a perder ninguno
De los dulces y cálidos
Besos con que sellaste mi destino
Impregnando mi cuerpo frágil
Con tu embriagante boca
De querubín
Distraído.
Medito profundamente
En ti y tu universo
Por cada instante
Que suspiro
Obsesionado
Con tus labios
De esbelto serafín
Desprotegido.

1877 Colonia de estrellas

Yo no se que sortilegio
Tienen tus manos enternecidas
Que cuando acaricias mi cuerpo
Se encienden en mí
Los faroles y las lámparas
Cuyo combustible es la delicia.
Después de abrazarte
Mi rostro refulge cual supernova
Y cuando tus labios
Besan mi rostro
Mi cuerpo invariable se transmuta.
Por ejemplo ahora,
Momentos después de amarte
Ahora que estoy más allá
Del umbral de las nirvanas,
Ahora estoy
Tan lleno de tu esencia
Que puedo curar enfermos
Con un toque de mis manos
Y se que cuando estemos
Juntos la próxima vez,
Cuando instalemos nuestros cuerpos
En los jardines del séptimo cielo
Y mordamos solo por morder
La mítica manzana prohibida,
Tanto de ti me llenaré
Que al dictado de mis dedos
Te juro que materializaré
Una nueva colonia de estrellas,
Para ponerla a tus plantas
Y que andes por todas ellas.

1876 Arcángel peregrino

Qué daría por tener un lazo
Con el cual atarte a mi camino,
Qué daría porque mi brazo
Pudiese amarrarte a mi destino
Quién pudiera conocer tus pasos
De fugaz arcángel peregrino,
Quién besará por acaso
Tus labios de ángel divino,
Pero siempre se da el caso
De que tu andar de paso fino
Hace incrementar el espacio
Entre ti y mis cuerdas de felino
Que quiere atar con sus brazos
Tu cuerpo de arcángel peregrino.

1875 Cavernario dolor

Yo he venido
De palabra en palabra
Enlabiando tu nombre
Como si fuese vino de Borgoña
Probado por un catador,
Dando cuerpo a las pasiones
Que avivan mi fuego
Cual temblor.
Yo he venido de rumor en rumor
Como indetenible bola de nieve
O multitud batallante de olas
Acrecentando las sombras
Que solo puede disipar
Tu mágico fulgurante sol.
Yo he venido de farol en farol
Buscando la luz de tus ojos
Cual pionero fundador
Tratando de encontrarte
Para que ilumines lo hondo
De mi cavernario dolor.

1874 La hendidura

Cuando tu beso bese mi boca
Mi ser que te ama y que sufre
Se volverá el arcángel que toca
Desde el suelo con sus alas la nube.

Detrás del parapeto azul,
Detrás del biombo de nubes
Esconderé mis alas de tul,
Esconderé mis alas de querube.

Cuando tus brazos abracen
Mi cuerpo que tiembla sin fin,
Y cuando mis labios alcancen
Tus labios de terrenal serafín.

Detrás del parapeto azul,
Detrás del biombo de nubes
Esconderé mis alas de tul,
Esconderé mis alas de querube.

Y cuando entonces el cielo se hienda,
Cuando las estrellas se dispersen,
Cuando se desate definitiva la rienda
De mi ser y mis labios te besen.

Detrás del parapeto azul,
Detrás del biombo de nubes
Esconderé mis alas de tul,
Esconderé mis alas de querube.

Cuando los mares sean desbordados
Y las sepulturas sean vueltas al revés
Cuando eternamente esté a tu lado
Y mis alas estallen por última vez.

Detrás del parapeto azul,
Detrás del biombo de nubes
Esconderé mis alas de tul,
Esconderé mis alas de querube.

Entonces será justo el momento
De que juntos nos atrincheremos
Lejos de la soledad y el lamento
En donde eternamente nos amemos.

Entonces detrás del parapeto azul,
Detrás del biombo de nubes
Esconderemos nuestras alas de tul,
Esconderemos nuestras alas de querube.

1873 Yo puedo vivir sin el nácar de las perlas

Yo puedo vivir
Sin el nácar de las perlas
Pero sin el collar de sonrisas
Que me muestras al venir
Con tus ojos encendidos
En amor, no puedo.
Yo puedo vivir
Sin un jarrón de porcelana
De la dinastía Ming
Que adorne mi casa,
Pero sin la suave ternura
De tu piel, no puedo.
Yo puedo vivir
Sin un rosado elefante volador
Pero no puedo vivir
Sin tus caricias catapultadas
Hacia mi pecho florecido en amor.
Yo puedo vivir
Sin los fantásticos filmes
De Hollywood
Pero sin la fantasía que trasmites
A mi alma ya gastada, no puedo.
Porque con tu sonrisa,
Tu ternura, tus caricias
Y tu fantasía
Puede hacer la vida mía
Su propio cielo y su dios.

1872 Melancolía

Yo no se si es el color
Del viento
O el rumor de las nubes
Al pasar
Yo no se si es que mi ser
Incierto
Le ha dado estos días
Con delirar
Yo no se si es la luz
Del crepúsculo
O la gigantesca oleada
De sombras
Que me abate inclemente
Y sin escrúpulo
El interior
Yo no se si es que superior
A mi inteligencia y mis instintos
Está el sentimiento
Que palpita en mi corazón.
Pero cuando recuerdo en el día
Tu rostro de arcángel errante
Me entra una melancolía
Como nunca había sentido antes,
Y cuando recuerdo en la noche
Tu cuerpo de arcángel errante
Me posee la fantasía
Como nunca antes en derroche.
Solo se que con tu risa
Podía yo restaurar
Los castillos arruinados
En mis pueblos y mi ciudad
Florecía como florece
Mi inamovible orfandad.

1871 Luciérnagas

Si las luciérnagas me arrebataran
Al borde del anochecer
Y me llevaran contigo
Hasta el filo del amanecer
Yo sería hoy el ser
Más feliz de toda la tierra,
Pero ya ves
Estoy aquí sin ti,
Con mi mirada insomne
Y el espíritu abatido
Con la sonrisa marchita
Y el corazón oprimido
Con la ilusión vencida
Y el cuerpo sin sentido
Pensando en el momento
En que las luciérnagas
Me arrebataron
Al borde del anochecer
Y me llevaron contigo
Hasta el filo del amanecer
Y yo me sentí el ser
Más feliz de toda la tierra.

1870 Flama

Mi cuerpo tiene un pabilo
Que sólo se puede encender
Cuando tus labios desáridos
Se acercan a mi piel
Rozando la superficie
De mi aura y de mi ser.
Toca las rosas rosas
Y las rosas rojas de mi cuerpo
Para que tu fuego eterno
Me pueda desvanecer y despetalizar.
Cuando tu flama encendida
Alborota la luz de mi interior
Yo broto de entre la tierra
Como retoño antes del otoño,
Mi cuerpo reverdece
Cual vara de Aarón
O como palmera enhiesta
Por encima de las nubes.
He aquí que he de revolotear
Alrededor de tu flama
Hasta que quemes como estopa
Humedecida en brea
La escoria pusilanimizante
Que atosiga mi interior.

1869 Encarnación

Has visto como florece
Mi risa
Cuando pasas con la prisa
De tu huella.
En la tarde y en la mañana
Has notado como la brisa
De tu pisada
Provoca una vorágine
En mi empequeñecida alma.
Mi desdocumentada alma
No tiene un salvoconducto
Para escapar de tu mirada.
Es porque este amor por ti
Se encarnó en mi cuerpo
Como si fuese un espíritu
De los infiernos,
Instalándose como en los ojos
Se me instaló tu figura,
Como la encarnación arcangélica
De un satélite errante.

1868 Caer

Cuando caigas como ventisca
Que se esparce en el desierto
Cuando caigas como arenisca
Que se esparce por el viento,

Cuando tus ojos preciosos
Nadie se permita mirar
Cuando en los días ociosos
Nadie te quiera acompañar,

Mírame palpitando en el centro
De tu vida y de tus sueños,
Escucha mi voz en el viento,
Imagíname como tu dueño,

Porque toda mi vida he soñado
Con servirte de refugio al caer,
Para estar contigo y a tu lado
Hasta verte de nuevo reverdecer.

1867 Nidal

Son mis brazos las literas
De mullido confortable percal
En donde tus alas de cera
Puedes hacer descansar,
Si algún día lo quisieras
Solo tienes que llegar
Con tus labios ardiendo en flor
Y mis labios resucitar
Con el beso de tu boca
Y con tus alas de rosas
Mi pecho tiernamente tocar
Porque en el acto mis puertas,
No abiertas,
Se han de desatar
Y mis puentes levadizos
Como por mandato de rey
Se han de levantar,
Y cuando te instales por siempre
En mi pecho y su palpitar
Cual gorrioncillo perdido
En medio del temporal
Yo voy a cuidarte tanto
Como nunca nada igual
Ha sido cuidado en mi vida
De pájaro herido y sin nidal.