1995/05/31

1426 Tulipanes de luz

Como si fuese Hansel y Gretel
Voy a desmigajar mi razón
Para marcar el camino
Que me lleve a tu corazón,
Y voy a cerciorarme
De que cada ínfima migaja
Del órgano de mi pecho,
Resurja a mi paso
Como tulipanes de luz,
Para que el camino de amarte
No pueda perder de vista,
Porque tú has sido
La parada obligatoria
En la tortuosa trayectoria
De mi existir.
Porque el motor de mi pecho
Precisaba de caricias
Que fuiste capaz de darme
Y desde entonces cuentas
Con el devoto admirador
Más fanático de tus ojos.

1425 Exactamente como dos girasoles

Exactamente como dos girasoles
Se abrieron tus ojos
Frente a mis ojos
Y el aroma de tu luz
Me embriagó a tal punto,
Que los copos de nieve
Que reposaban en la elevada cima
De tus sensuales pechos,
Hicieron que me embobara.
Por eso la próxima vez
Que bese tu boca mi boca,
Mis pupilas van a ser
Dos abiertas claraboyas
Para dejar penetrar
A mi alma dormida
La luz de tu mirar.
Porque después de haberte conocido
Me es imposible
Ignorar que tus ojos
Exactamente como dos girasoles
Se abrieron frente a mis ojos
Y el aroma de tu luz
Me distrajo a tal punto,
Que ya no tiene sentido
Querer salvar mi alma
Del infierno incandescente
De tu roja boca.

1424 Flor encendida

Tú eres la excelsa flor encendida
Que con fulgor ilumina y perfuma
Mi muerte y mi vida,
Porque al acariciarme tu mano,
Fue sanada mi mortal herida
Y aunque soy un simple humano
Me mostraste la salida
Cuando el amor estaba lejano,
Y cuando mi alma vencida
Se sentía desfallecer,
Tú rebosaste la medida
De mi vacío y triste corazón,
Transportándome a las zonas prohibidas
Donde no llega la razón,
Y por éstas razones, querida,
Se ha encendido mi pasión,
Porque eres la excelsa flor encendida
Que adoro con total devoción.

1423 Margarita luminosa

Como si fuese un cristiano
En tiempos de Nerón
Voy a arrojarme por mi mismo
A los leones que viven
En tu delicada boca sensual
Y voy a dejar que me deshojes
Como si yo fuese lo mismo
Que una margarita luminosa,
Porque cada pétalo de mi vida
Va a ser en tu vida,
La lámpara de tus pies
Y la lumbrera de tu camino.
Porque yo te amo con la ternura
Más sencilla e inocente
Que puede mostrar humano alguno
Sobre la faz del planeta.
Cada satélite que desorbites
Del ámbito de mi cuerpo,
Lo voy a consagrar
A tu devoción absoluta,
Y cada pétalo que deshojes
De ésta margarita luminosa,
Va a ser un pasaje
Con todo incluido
A los planetas donde abunda
La más genuina dulzura.