1998/05/31

1735 Sumas a tu paso

Sumas a tu paso
Las estrellas que caen a tu lado
Con tu rítmico caminar.
Sumas a tu paso
Belleza de nieve
Azul turquesa del mar
Color púrpura de reyes
Ansias de verte llegar
Sumas a tu paso
Montañas de huellas
Que conducen
A tu nido primaveral
Y cuando llegues
Cuando llegues a donde estoy
Tirado como rastrojo o desecho
Como despojo sin provecho
En ese mismo instante
Comenzará la revolución
De mi espíritu muerto.
Suma a tu paso un nuevo paso
Para que deshagas los lazos
Que atan mi alma
Como si fuese un paquete
Que aún no se ha de enviar.
Ven con tus abiertos brazos
Y llena mi vaso
Con tu belleza de nieve
Azul turquesa del mar
Color púrpura de reyes
Toda tu dulzura ducal.

1734 Experimento con tus olas

Y el vaivén de tu ola prodigiosa
Me hizo sentirme
Como un niño curioso
Ante el ancho y vasto mar.
Yo besé tu banco de coral
Y me dejé absorber
Por el color de tu trinar,
Tu eres gorrión poseído de ternura
Que bate sus alas
Que bate sus olas
Con potencia imperial
Y el nácar impoluto
En el que me hiciste dormir
En el fondo de tu mar
Hizo verdad la fantasía
De lamer de tu cuerpo la sal
De limar de mi cuerpo la cal
Que hacía de mi cuerpo
Un cuerpo intranscendental.
Y el vaivén de tu ola prodigiosa
Me hizo sentirme
Como niño mimado
Ante el vasto desconocido mar.

1733 Árbol florido que estallas en mis ojos

Árbol florido que estallas en mis ojos
Como si fueses petardo
En tiempos de carnaval
Atraes mi alma hasta tu nardo
Como si fuese abeja
Que liba con celo su panal
Árbol florido que estallas en mis ojos
En tiempo primaveral
Haces correr entre mis venas
Un torrente de savia inmortal.
Árbol florido que estallas en mis ojos
Con tanta soberbia imperial
Sujeta mi espíritu iluso
Que vaga errante
Por las cavernas de mi mal
Dame nido entre tus ramas
Cúbreme con tus hojas de percal
Y hazme morir ante tu nardo
Como petardo
En tiempos de carnaval.

1732 Pétalo

Eres pétalo delicado
Con fragilidad y hermosura
¿Por qué no encierras en tu pistilo
El amor que siento
Cuando estás al lado mío?
Y perfumas como rosa
Mi balcón que está baldío.
Por qué no unges con tu boca
Mi pecho que muere de frío
Y me amarras con tus lazos
Y me das de beber de tu río
Por qué no oyes mi voz
Y haces caso a mi desafío
Llenando mi corazón
Que se muere de hastío
Por qué no llenas de amor
Este corazoncito mío
Y me cubres con tus pétalos
Con impetuosidad y con brío
Eres pétalo de cardo santo
¿Por qué no encierras en tu pistilo
El inmenso amor que siento
Cuando estás al lado mío?

1731 Esta noche cantarán en mis balcones las alondras

Esta noche
Cantarán en mis balcones las alondras
Con su pico tejerán capullos
Prodigiosos e irreproducibles
Y cuando yo mismo
Extienda mis alas sobre tu mar
Cual ave oceánico-migratoria
Te haré sentir el ser
Más celestial de toda la tierra.
Esta noche
Volarán sobre tu pecho mis gaviotas
Con sus alas crearán murmullos
Sutiles e indescriptibles
Y cuando yo mismo
Me instale en el nido de tu boca
Cual ave sedentario-anidadora
Te haré sentir el ser
Más celestial de toda la tierra.
Esta noche
Aletearán entre tus piernas mis palomas
De su voz saldrán arrullos
Tiernos e impredecibles
Y cuando yo mismo
Alce mi vuelo sobre tu vereda
Cual ave nidífugo-voladora
Te haré sentir el ser
Más celestial de toda esta era.

1730 Tarde endémica

La tarde endémica en que nos amamos
Ha sido desterrada
De la faz de mi planeta.
Como si hubiese sido
Manada de dinosaurios abolidos
Por colisión funesta
La tarde endémica en que nos amamos
Mis ojos fueron como flechas
Lanzadas por Guillermo Tell
Y tu cuerpo
Fresca manzana jugosa
Poseída de primorosa
Belleza.
Mis ojos te eligieron
Para bautizarte en mi fuente
Y colocarte un nombre nuevo
Impronunciable e imperecedero.
La tarde endémica en que mis labios
Se fundieron con tu primavera
Será la tarde, die Abend, la sera
En que como planetas colegidos
Nos amamos
Sobre la faz de esta tierra,
Y aunque haya sido mutilada
De mi planeta
Conservo en el errante satélite
De mi pecho
La tarde endémica en que nos amamos
Dejando inaugurada la primavera.

1729 Ríos de aguas cristalinas que brotan para vida eterna

Es que yo no puedo gobernar
El órgano de mi pecho.
Mi corazón parece que va a estallar.
Siento como si de mi interior
Corrieran ríos de aguas cristalinas
Que brotan para vida eterna.
Veo disiparse de entre mis nebulosas
Las sombras y los oscuros
Que hasta ayer me atosigaban
El espíritu de mi interior.
Si pudiese perpetuar el gozo
Que me proporciona tu sonrisa
Yo podría inventar paranirvanas
Y romper las ruedas del karma
Yo podría refulgir cual supernova
Y desdoblarme y transmutarme
Hasta ser igual que la luz
Que irradian tus ojos
Cuando sales al amanecer.
Es mejor dejarse flotar
Y no resistirse a esa dulzura
Tan abarcante que mostraste
Al abrazar mi cuerpo
Con tus pétalos en flor.
Tu risa me renueva por dentro
Y me hace galopar eufórico
Por los arco iris de tu amor.

1728 En otros estratos del nirvana

La acción se desarrolla
En otros estratos del nirvana
Y aquí
En donde tengo esta alma
Sordo de amor
Y ciego de cariño
Pero clarividente de magna soledad
No pasa nada.
Ni siquiera las burbujas
Arriban a mi playa.
No hay ondas concéntricas
Que se esparzan por mi espalda.
No hay ondas que espumen
En las riberas de mis entrañas.
La emperatriz del vacío absoluto
Se sentó en el trono de mi alma.
La oquedad provocada por el hastío
En que ha caído mi espíritu
Galopa por mis praderas
Cual jinete apocalíptico
Sin parangón ni fronteras
Y mientras en los planos de mi alma
Todo es absoluto silencio
Y apoteósica nada
La acción se desarrolla
En otros estratos del nirvana.

1727 Himno de triunfo

Quien fuera una sombra difuminada
En el medio de la noche.
Si pudiera extirparme
Sin dispararme un reproche,
Si pudiera susurrarte
Que me gusta tu entero ser
Si pudiera arrastrarte
A las cavernas de mi ser
Y allí como troglodita
Amarte hasta que al alba
Nos suplique Afrodita
Que ya basta de avergonzarla.
Ardo en deseos
Por comer copo a copo tu beso.
Entre mis huesos escucho el ronronear
De las estrellas que oprimen
Mi universo.
Yo he de volar como las águilas
Sobre las cumbres de las montañas.
Y volaré airoso
Sobre los oscuros abismos
De mi alma
Cantando sin ninguna conmiseración
Mi himno de triunfo y de esperanza.
Si pudiera esparcirme entre los estratos
Que flotan en el cielo con calma.

1726 Espíritu libre

Tortuoso parezco gravitar
Como una pluma
Que empieza a volar
Sin rumbo fijo
Y sin ilusión de llegar
A alcanzar su meta
Porque es un alma errante
Que su espíritu libre
No deja sujetar.
Ondulante parezco navegar
Como una barca
Que surca el ancho mar
Sin rumbo fijo
Ni estrella rutilante
A la cual luego culpar
De haber atado mi alma errante
Y mi espíritu libre
Haber podido sujetar.
Si realmente yo fuera
Un espíritu que ocupa
Este cuerpo como hogar
Y pudiese transmutarme
Hasta contigo poderme sumar
Sería el ser más feliz
Que la creación pueda contemplar.

1725 Poca cosa

Me basta con que tu brazo
Me sirva de sillón reclinatorio
De litera de reina
O de esponjoso cálido edredón
Me basta con que tu boca
Seduciente de seda seduzca
La pusilanimidad de mi interior
Porque se que tus brazos y tu boca
Son la llave mágica que atesoran
Tu crepúsculo y tu aurora.
Pero después de que yo galope
Por los senderos ocultos
De tu piel
Ya no va a bastarme
Sino con tu flor hermosa
Perfumando mi desnudez
Y se que cuando yo coma
De tu manzana primorosa de placer
El infierno será poca cosa
Para hacerme retroceder
Porque se que tu fresca rosa
Más placentera es
Que el calor que tu brazo provoca
Y que el sabor de tu boca también.

1724 Eterna belleza primaveral

Con su paciencia milenaria
El río pasa
Y yo veo su corriente fluir
Con los cuerpos esbeltos
Que por privilegio otorga
La diosa de la juventud
Y sin desear más que desear
Irme con las corrientes
Hasta llegar al alta mar
Y allí encontrar solo por deleite
Mi complemento en la pleamar.
Con su paciencia milenaria
La lluvia llega
Y yo veo sus gotas caer
Empapando los cuerpos esbeltos
Que arbitrariamente otorga
La diosa de la juventud
Y es entonces cuando yo
Me deshago en deseos
De ser cauce o corriente tumultuosa
Y arrasar con las rosas
De tu cuerpo encendido de azul
Me deshago en deseos de ser
Cúmulo o nimbo
Y desventrarme sobre tu piel
Cándida, tersa y resbalar
Por tu cuerpo poseído
De eterna belleza primaveral.

1723 Como si fuese en el más allá

Como el sol en tierras del sur
Me conmuevo ante la belleza
De tu rostro
Refrigerio que apacigua
El calor sofocante
Son tus labios
Poseídos de juventud.
Y tu pecho es como almohada mullida
Confortable y regenerante.
Yo quiero estrenar tu lengua
Con la misma euforia alucinante
Con que un infante
Juega con su creciente luz.
Si tu cuerpo se pudiese repetir
En todas las áreas de mi vida
Yo podría salir de este estado
De lúgubre agonía
En que a solas me encuentro
Poseído por el lamento
De saber que existes
Como Krishna, Júpiter o Alá
Y no poder tocarte
Porque te encuentras convexo
Como si fuese en el más allá.

1722 Tu mano sobre mi cabeza

Tu mano,
Oh tu mano,
Tu mano sobre mi cabeza
Es como sombra de frondoso árbol
En agobiantes días de calor.
Tu mano
Es como bálsamo benigno
En noches torturantes de dolor
Y cuando extiendes tus brazos
Con intención de abrazarme
Y mirarme y llenarme de ternura
Sin querer
Mi espíritu se torna tan dócil
Que en mis plazas interiores
Se liberan millares de blancas palomas
Cuando tus labios se posan en mí
Rompes los tediosos ciclos
Que mantienen a mi ilusión
Enclaustrada.
Y cuando mi alma diminuta
Sin nada
Siente tu sublime mano
Posarse sobre mi cabeza
Como mariposa de luz o de paz
Mi ser se rebosa de gozo
Y de inefable felicidad.
Tu mano sobre mi cabeza
Es como manantial de agua impoluta
Que corre en medio del sequedal.