2005/08/31

2743 Ya el horóscopo me lo había advertido

Ya el horóscopo me lo había advertido:
Tu boca inflamable era peligrosa
En este enorme depósito
De soledad que me atascaba
La garganta y el misterio,
Tu voz era seductora de más
Y hacía volver estrella fugaz
Este caracol dormido
Que llevo en mi pecho.

Ya el horóscopo me lo había advertido:
Por más diques que se pongan
Los ríos se desbordan
Siempre hacia la mar.

Por eso cuando me lancé
Cual languideciente moribundo
A las aguas de tu vida
Estuve a punto de perecer
Pero me salvó la ternura
Que me ataba a ti
Como si fuese hilo de seda
De la china imperial.

Entonces me enredaste entre tus manos
Y me tejiste y me bordaste
Me zurciste me amarraste
Me envolviste me ataste
Con tus pechos con tus brazos
Con tus besos con tus labios
Y ahora
Que he venido a dar a la mar
Aquí me sumerjo eterno
Hasta sucumbir si fuera posible
Por tu amor.

2742 En las aguas de mi olvido perecer

Pongamos que nuestros cuerpos
Simulasen sinuosas olas
Impulsadas por el maremoto,
Pongamos que en nuestro pecho
Se construye una nueva Atlante.

Mi corazón,
Ahora sereno
Después de haber liberado
Tus diez mil palomas,
Que anidando en mis besos
Han hecho
Un estruendo
Ensordecedor.

Ahora
Que refugiado en las montañas
Ya no me alcanzan tus ondas
Puedo ver,
Sin inmutarme,
Tu maravillosa ciudad,
En las aguas de mi olvido
Perecer.