2010/08/31

3136 Sin volver a volver a volver

Este día se siente
Como un acantilado,
Un altísimo fiordo
Y tengo tantas ganas
De arrojar este corazón
Al remolino incesante,
A la tempestad,
Como si fuese Jonás.

Despetalizar una por una
Mis iniquidades
Sin volver a volver a volver.

3135 El inicio de este génesis de desasosiego en mi corazón

Confieso
Que secretamente esperaba
Que llegase a mi vida alguien
Que me hiciera temblar
Y desesperarme.

Confieso que con ansias
Soñé reclinarme
Lo mismo que si fuese
La reina de Saba
En unos brazos como tus brazos.

Confieso que el glaciar antiguo
De mi adormecida lengua
Como por conjuro instantáneo
Ante tu presencia se desvaneció.

Sentí el masaje de colirio
Con que entrabas por mis retinas.

Bastó con que los bastones
De mis insomnes pupilas
Te vieran una sola vez,
El imán de mi nervio óptico
Te atrajo hacia mi interior
Y allí quedó tu figura
Petrificada como fósil
De embrujo etéreo y virginal.

Y al segundo día
De la recreación
Fue el inicio de este génesis
De desasosiego en mi corazón
Cuando apareciste ante mí
Con la envoltura de bosque
Con la que me manifestaste
Tu persona.

3134 Metástasis

Esta pasión inflamable
Es como horda
De termitas
A lo interno
De mi tremolante cuerpo,
Me carcome
Las entrañas, el cerebelo
Y hace estragos invaluables
En la sustancia adiposa
De mis huesos.

Por dentro
Me hizo metástasis
El deseo de libarte
Como si fueses banquete
Pantagruélico de maduras
Frutas prohibidas.

La avidez de lamer
Los pistilos de tu cuerpo
Se me trocó en un delirar
Situado equidistante
Al centro de mi corazón.

Así, de forma autónoma
Me colonizaste
Cada uno de los órganos
De mi parlamento,
Cada una de mis cámaras,
Recámaras, habitaciones,
Bóvedas y santuarios.

3133 Grullas en Hokkaido

En este teatro de mi cabeza
Se repite vez tras vez
La escena:
Tus ojos se encuentran
Con mis ojos.

Y entonces comienza la danza
A abrirse ante mis pies.

Somos grullas en Hokkaido,
Sutiles libélulas volando
Hacia la infinidad.

Y son mis manos
El río placentero
En donde tus semillas
Arrojas para la perpetuidad.

3132 Tan cerca de la provincia de las lágrimas

Eres pájaro migratorio
Que viene y va
Estación por estación
Al jardín sin tapias
De mi corazón.

Y por tan prolongados
Periodos de desasosiego,
Al vuelo de tus alas
Se va contigo
Mi ilusión
De retenerte
Conmigo y para mí.

Estoy tan cerca
De la provincia
De las lágrimas,
Que la sola imagen
De una naufragante pluma
O una etérea ala
Me hacen sucumbir.

3131 Escaramuza y batalla del deseo

Hay un alboroto
En los recovecos de mi alma
Similar al momento
En que en el universo
Se crea una supernova.

Es como cuando me enamoré,
Que empezaron a rendirse
Mis pensamientos
A los ejércitos armados
De tu cuerpo.

Y cada escena que imagino
Tiene que ver con la cadencia
De tus besos.

Escaramuza y batalla
Del deseo.

Una vez que he caído
En estas arenas movedizas,
Vueltas irrefrenable apetito,
Solo queda el estallido
De mi cuerpo
Rodeado del exceso.

Es tu ser el que se prefigura
En la superficie de mi memoria
Como caratula de disco
O portada de álbum fotográfico.

Hay un hervidero
En los suburbios de mi interior
Similar al momento
En que en el firmamento
Se expande una nueva aurora.

Es como cuando me enamoré,
Que empezaron a erigirse
Mis sentimientos
Con robustos muros
Tapiados con tus mimos.

Y cada escena que imagino
Tiene que ver con la cadencia
De tus besos.

Escaramuza y batalla
Del deseo.