2008/08/31

2985 La nube de tristeza

Desencadenaste con tu partida
Los demonios de la soledad
Que tenía aprisionados
En mi interior.

Salieron por mis ojos vueltos aguas.

Y entraron al mismo instante
En que cruzaste el umbral,
Los demonios despiadados
De la melancolía.

Entraron por mis pupilas vueltas sal.

Y se desventró desde mi lacrimal
La nube de tristeza
Que tenía alojada
Como viga en mi ojo.

Fueron mis pupilas
Vueltas aguas
De sabor a sal,
Los recipientes contenedores
De este vasto mar
Que me ahoga los sentidos
Y me hace lamentar
Que ya,
Por más que lo quiera,
A mi lado no estarás.

2984 ¿Quién apacentará mis lobos como si fuesen ovejas?

Dentro de mis ojos se rompió el sueño
Como si fuese un cristal demolido
Por las pisadas de un bisonte
En las praderas norteamericanas.

Mi pupila quedó fijada
En el descascarado techo
De mi habitación baldía,
Mi cama que estaba habituada
A tu grata compañía
Ahora desierta, yerta
Parece una vasta estepa,
Una estepa donde los lobos
Aullan en la lejanía,
Unos lobos que anuncian tristeza,
Que recitan el abandono
De mi corazón solitario
En agonía.

Esos lobos amenazan mi suerte,
Son mi atormentadora compañía
Desde el día que te fuiste
Anunciando la decadencia
De mi reinado de fantasía.

¿Quien apacentará mis lobos
Como si fuesen ovejas?

Lobos apandillados en su jauría.

¿Quién tirará de mi cuerpo
Como si fuese un vestido viejo
Esta vasta tristeza
Que oprime sin misericordia
El paso de mis días?

Dentro de mis ojos se rompió el sueño
Como si fuese un cristal demolido
Por las pisadas de un bisonte
En las praderas norteamericanas.

Mi pupila quedó fijada
En el descascarado techo
De mi habitación baldía,
Mi cama que estaba habituada
A tu grata compañía
Ahora desierta, yerta
Parece una vasta estepa,
Una estepa donde los lobos
Aullan en la lejanía,
Unos lobos que anuncian tristeza,
Que recitan el abandono
De mi corazón solitario
En agonía.

2983 El génesis de mi desolación

Sabías que para entrar en mi alma
No te era requisito
Portar salvoconductos
De magos agoreros
Ni palabras mágicas
Aprendidas
En devastados potreros.

Sólo bastaba que tu risa
Complaciera en las mañanas
El hueco desolador
De mi cama.

No pensé que al caer la noche
Te irías de mi lado
Dejando la soledad
Atornillándome sus dolores
Como si fuesen un perno
En la carne descubierta
De mi corazón.

Y fue ese el primer día
Y la primera noche.

El génesis de mi desolación.

A partir de entonces
La iteración logarítmica
De despertarme y buscarte,
Como un loco desesperado,
Y descubrir que no estás
Se ha vuelto la constante
Más amarga de mi caminar.

He estado por tanto tiempo
Habituado a tu trinar
Que mis sentidos atrofiados
No escuchan a nadie más
Aunque me ofrezca el Valhalla
El Olimpo o el Edén celestial.

2982 Si esta misma tarde

Si esta misma tarde
Fuese la última tarde
De mi existir,

Si estas fugaces bocanadas
Fuesen las últimas que mi espíritu
Hubiese de exhalar,

Si estas partículas de oxígeno
Fuesen mi salvoconducto
Hasta el más allá,

Pongamos que este viento
Vespertino y con sabor a mar
Fuese el último que envolviera
Mi alma en su delirar.

Es seguro que me iría
Con la tristeza sin par
De no verte una vez mas.

Con las ganas de tocar tu pecho
Y de sentirte a mi lado
Suspirar.

Yo me iría de este plano
Con la tristeza sin igual
De saber que a mi lado
Tú no estás.

Si fuese esta misma tarde
Mi partida sin más ni más
Yo me iría con el anhelo
De besarte una vez más.