2011/12/12

3420 El clavadista

Tengo el espíritu
A punto
De saltar desde dentro
De mi cuerpo,
Justo al borde
De precipitarse
En suspiros.

Se prevé un océano,
Marabunta geométrica
De tristeza,
Varios puñales
Atraviesan
Mis arterias.

Y aunque pueda parecer
Cursi
No puedo evitar
Estar al borde
De este fiordo,
Soy un clavadista
Que salta de espaldas
Tentado por diez mil
Demonios,
Desde el pináculo
Del templo
Hasta este mar
De lágrimas.

Deslizas la palabra
Filosa
Por mi nuez de Adán.

Mientras yo
Con esa sensación
De haber perdido
Mi nidal.

¿Cuántas lunas más
Has de sumergir
En la honda noche
De mi mal?

Espero que te detengas
Porque esta luna
De diciembre
La quiero compartir
Contigo y para ti.

2011/12/04

3419 Maldito sea el reino de los hielos

Maldito sea el reino de los hielos
Al que me atrajiste simulando
Fatas morganas
De castillos multicolor.

Con tu sujeto
Y tu predicado
Me volví
Una constelación caotizada.

Hoy me vibra por dentro
Una horda de quásares.

Anoche, a solas
Me descubrí
Enredado
En mi médula
Un glóbulo de Bok.
Explosión celeste,
Polvo de estrellas,
Coloridas nebulosas,
Torcidas vías lácteas.

Porque a tu causa
Viví el insoportable
Irrefrenable
Estallido desbordante,
Atraído por los vacíos
Castillos en el aire
De tu reino de los hielos.

3418 Yo fui el paisaje que observaba con sus ojos petrificados la mujer de Lot

Estando contigo
Aquel anochecer
Yo fui el paisaje
Que observaba
Con sus ojos petrificados
La mujer de Lot.

Metrópoli devorada
Por las llamas,
Inflamable pasto
Volátil pampa, taiga
Sumergido
Entre tus flamas.

Como si fuese
El tren en la estepa
Transiberiana
Un fuego me recorrió
A lo largo de mi espalda
Deteniéndose
Por varias eternidades
Sucesivas
De placer.

Fui todo vertebras
Tensadas
De delirio
Cuando
La onda expansiva
De tu voz
Musitó
Nuestro mantra
Secreto,
Ese mismo que recitan
Los labios sellados
De la mujer de Lot.

3417 Zona de exclusión amorosa

Como banda sonora
Para estos
Irrepetibles capítulos
Que se suceden
En las Fosas de las Marianas
De mi espíritu,
Decides melancólicas
Melodías.

Triste canción sutil
Que sin ser
El estremecedor silbido
Del viento,
Me hace conmover
En cada hoja
Que ocupa
El espacio interestelar
De mis células.

Soy un árbol cósmico enternecido.

Debe estar cercano el invierno.

Y me interrogo a mi mismo
Cómo haré yo
Que sin proponérmelo
Me siento ser
Un águila cansada
Con sus alas magulladas
Para sobrevolar
Esta gigantesca,
Portentosa,
Descomunal
Zona de exclusión amorosa.

Sin sentir el vacío en el pecho
Sin vibrar al ritmo de esta
Desamparante sensación.

Hasta qué soles he de palparme
Esta herida abierta
Como un fiordo
Que me ha dejado
Un barranco
Excavado
Por tu beso
Glacial,
Por el glaciar
De tu lengua.