1999/03/31

1960 Danza incipiente

Yo quiero que tu caricia
Sea perpetua en mi vientre
Y que tus labios impacientes
Recorran con su pericia
Mis rincones, cascadas y pendientes
Y que tu carnosa sonrisa
Se pierda entre mi boca y mis dientes.
Yo quiero que tus negros ojos
De luna llena poseída en flor
Se vuelvan eternos
Entre mi bruma,
Que reverdezcan con su candor
Cada triste árbol mío
Y que cada uno sin dolor
Recuerde el momento ardiente
En que nuestros cuerpos impacientes
Danzaban la danza incipiente
Que nos precipitó al amor.

1959 Rodar y rodar

Apacible como la sonrisa
Del camba futre
Es la brisa
Que me hizo rodar
Por la cornisa
Del delirar.
Y yo rodé como un trompo
Al compás dilatado
De tus pupilas
Y tus manos
Fueron osos perezosos
Que hurgaron
Mis colinas de estaño
Y descubrieron
Que en mi pecho no había
Ni maldad ni engaño.

1958 Tejas rojas

Tus manos como tejas rojas
Cubrieron la bóveda
Descubierta de mi interior
Y de las cavernas profundas
De mi interior
Brotó como si fuese lo mismo
Que de un pozo petrolero
El deseo ferviente
Y sincero
De abrazar tu cuerpo.
Mi sentimiento sincero
Fue el de fundirme
Contigo y reducirme.

1957 Sete e meia da noite na universidade

Sete e meia da noite
Na universidade.
A chuva acabou de cair
E o meu espírito começou
A levitar
Pelo efeito do seu beijo
Na minha barriga.
Não posso dizer
Que não posso fazer
Nada sem você,
Mais tenho que dizer que sem você
A minha alma cai
Como se fosse mesmo
Que o retiro imperceptível
Do sol
Ao tempo de beijar
A barriga da terra
Sobre o mar.

1956 Llama inestable

Cual será la influencia
Que ejerces en mi vida
Que cada vez que te veo
Así sea por azar,
Mi cuerpo empieza a temblar
Como un poseído del infierno,
Que será lo que me has hecho
Que mi reposado tranquilo pecho
Empieza a palpitar
Cuando tus labios tan tiernos
Sonríen ante mi altar.
Que clase de conjuro proferiste
Que me dejas la carne
Encendida,
Cada vez que por mi vida
Pasas, cual meteoro fugaz.
Mi vida que refulge como supernova
Acabada de crear,
Es una llama inestable
Ante el suspiro de tu boca
Ante tu sutil respirar,
Me desvanezco entre suspiros
Y mi fortaleza de espíritu
Desaparece ante tu mirar.

1955 Un improductivo produciendo Improductividad

Me he vuelto tan improductivo
En estos últimos días
Que me temo que mi vida
Vaya flotando a la deriva.
Por ejemplo ayer,
Cuando vi tus ojos,
Tus fulgurantes y benignos ojos
Delante de mi faz,
Yo empecé a temblar
Como si fuese un poseído,
Dependiente,
Drogadicto adherido
Al deseo de tu piel.
No fui capaz de proferir
Más que suspiros delirantes,
Embriagadas miradas de desesperación.
Yo quería que enardecieras
Un grado más,
El licor de mis pupilas,
Yo quería que maceraras
La carne que porto en mi cuerpo
Entre tus manos,
Yo quería que tomaras
Por asalto
Este cofre inflamado de ilusión
Que guardo en la superficie
De mi malherido corazón,
Porque al verte ante mi frente,
Yo fui presa vulnerable
De la más cruenta pasión,
Y mis piernas empezaron a postrarse
Suplicando de tu boca
Besos que restauraran mi razón.
En realidad cuando te vi
No quería más que abrazaras
Mi cuerpo con ternura,
Y que cada una de las lunas
Que viví en soledad
Fueran disipadas de mi paisaje,
Que fuera colmada con tu inmensidad
El estratosférico deseo
De estar contigo y para mi.
Lo único que deseé fue
Que mis labios se posaran
En tu vientre
Cual sutiles alas
De mariposa
En flor
De primavera,
Yo quise
Metamorfosearme
Ante tu mirada
Y volverme tan esplendoroso
Como la luz de la aurora,
Pero me volví en esa hora
Tan improductivo y desapasionado
Como cadáver cubierto de espino,
Como poeta en Plutón desterrado,
Tan lejano, tan distante,
Tan frío y desesperado,
Que me temo que mi herida
Vuelva de nuevo a reverdecer
Y que crezca cual secoya,
Árbol babilónico,
O gigantesca torre de babel.
Yo quiero volverme disperso
Como niebla,
Deseo que se pierda mi mirada
Entre la nada,
Y que cada poro de mi ser
Sea esparcido
A los cuatro costados del querer
Para ver si impregnado
En tu poesía,
Puedo restaurar de un solo golpe
Mi amor, mi fantasía,
Yo quiero poder producir
Música de mi otrora sinfonía,
Pero se que mi alma
Dentro de mi espíritu sin ti
No puede llenar su soledad
Porque se ha convertido
Es un ser improductivo
Produciendo improductividad.

1954 Fait dans les cieux

Quand vous êtes tombés des cieux,
J'étais si seul
Que le grand bruit de votre chute
M'a fait surprendre de plus,
Et quand j'ai regardé vos yeux,
J'étais dans un chemin
Si étrange,
Qu'il était seulement possible
Que je me réveille
Avec la douce caresse de votre main.
Il était alors quand j'ai commencé
Faire ma vie,
Dépendant au caresses
Qu'ils ont laissé les mains
D'un archange errant:: Vous.
Alors j'ai pris la décision
D'attacher ma vie
A la bénédiction de vos mains,
Parce que quand j'ai senti
Votre caresse,
J’était à moitié mort,
Comme si est
Dans le pays des merveilles,
Parce que j'ai suspecté
Dans le profond de mon coeur,
Que vous aviez été faits
Dans les hauts cieux,
Jusqu'à au moment sentir
Un caressez de vos mains,
Je pu voir écrit
Une étiquette sur votre corps
Que littéralement ont dit:
Made in Heaven.

1953 Dos fugitivos arcángeles

Como por arte de magia,
Al mismo momento
En que nuestras pupilas
Se encontraron encendidas
Una enfrente de la otra,
Dejamos de ser en el acto
Dos seres desesperados
Buscando un buen amor.
Por mi parte en mi espíritu
Empezó a desencadenarse
Una gigantesca oleada
De savia impoluta,
De adrenalina inflamable,
De deseos incontrolables
De abrazarte
Con mis más exquisitos
Mimos, halagos y ternuras.
Pálida estaba la pérfida luna
Que vigilaba sin pestañear
Nuestros movimientos,
Tan sincronizados como si fuesen
Los de osadas bailarinas de Siam.
Y fue al toque preciso
De nuestras manos
En que nos convertimos
Como por arte de hechizo,
En dos fugitivos arcángeles
Que aleteaban
Como mariposas de luz,
Gorrioncillos fuera del nido,
Luciérnagas vestidas de tul
O rutilantes estrellas fugaces
Descendiendo de lo azul.
Cansado de girar
En torno a la belleza
Decidí adherirme al imperio
De tus piernas.
Porque noté que al estar
Al borde de tu cuerpo
Mi cuerpo empezó a temblar
Como una hoja embestida
Por el viento,
Y al momento,
En que tus manos hurgaron
En mi nidal
Yo me volví una rémora
En tu vasto e impoluto mar.