2012/04/30

3563 La flor de tu recuerdo

Al borde del fiordo
Está
La flor de tu recuerdo,
Intentar cortarla
Sin dudas es
La caída libre
Hacia lo incierto
Y lo que quiero es
Volverme de espaldas,
Salir por el prado
Y colectar flores
De si-te-olvido
Despetalizarlas
Hasta convertirme
En el mejor
De los despetalizadores
Que haya de haber
En el fugaz instante
De mi vida
En que ocurre
La fantasía
De tu aparición.

3562 Como caballo de Atila

Fue irrepetible.
Como los azules
Que se divisan a lo lejos
En las montañas,
Como la ola que llega
Resignada a la playa,
Como nube inverosímil
Sobre los montes
Y las casas,
Así tu mano
Cabalgó
Como caballo de Atila
Pisando cada musgo,
Las pardas algas,
Cada erguida hierba,
Cada brote enternecido,
Mis plantas fanerógamas,
Las carentes de flores,
Mis helechos arborescentes,
Mis tundras, pampas y taigas,
Mi pluviselva amazónica,
Toda micra, cada espacio
De mi mundo
Fue tocado
Por la inefable caricia
Que se desprendió
De tu mano
En mi cama.

3561 Vámonos

Tu mirada
Incitándome
Al despegue
Y tu voz
Sin insinuaciones
Sino directa como
Relámpago que golpea
Lo interno
De mis dendritas
Me dijo:
“Vámonos”.

Sin remedio hube
De sacudir
El polvo de mis sandalias,
Acicalar mis alas,
Encender el viejo motor
De mi pecho
Y zarpar
Con velas hinchadas
A la prefigurada
Fantasía
Que me configuró
Tu invitación.

2012/04/24

3560 El pozo de la desdicha

Tus palabras son
El meteoro abolicionista
Que atravesando
Mi aura
Exterminará
Todos y cada una
De mis ilusorias
Pretensiones.

Voy con la certeza
De que el impacto
De tu voz en mí
Me dejará un cráter
Que ha de formar
En lo hondo,
El pozo
De la desdicha
A donde arrojaré
Solicitas monedas
Adosadas de ilusión.

2012/04/19

3559 El retorno de la alegría

Desmadejar un edredón
No es una tarea cualquiera,
Debes vestir en tu pecho
Una coraza
Confeccionada
Según el diseño
Establecido
Por el profeta Job.

Se debe comenzar
Desenraizando
El mítico árbol
Del olvido
Hoja por hoja,
Ramita por ramita,
Hasta que desnudo
Quede,
A la intemperie
Tu corazón.

Si tus dedos
Se adormecen
Mientras vas deshilvanando
Sueños, eras, eternidades
Recuerda mi biografía
De poeta solitario
Hundido en melancolía
Esperando cual Penélope
El retorno
De la alegría.

3558 Infinita alfombra

Unos árboles en el invierno
Se mantienen erectos y augustos
Soportando el frio peso
Abominable de las hieles.

Otros arboles en primavera
Renuevan todas sus hojas
Cuando las primeras lluvias
Besan los pies de la tierra.

Hay arboles que dando sombra
Se pasan la vida entera
Siempre vestidos de verde
El verano mora entre sus ramas.

Y está también mi corazón
De otoñales hojas caídas
Formando una infinita alfombra
Hacia dentro, bien adentro.