1990/01/31

0141 Relato sobre Priscilla

Hoy la vi, y su cabello parecía
Una cascada suspendida
Por el Artífice de todas las cosas,
No podía creer que aún la amaba,
Pero cuando la tuve frente a mi
Quise estrecharla entre mis brazos,
Y seducirla junto a mi pecho,
Y besarla en sus dulces labios.
Tuve que contener mis impulsos
Y ocultar con valor mi nerviosismo
Para no caer fulminado
Por la belleza que tenía,
Y que parecía haber sacado
De un recóndito baúl secreto.
Contuve mi aliento y suspiré.
Estaba más linda que nunca
Y su espalda era precisa
En cuanto a belleza se refiere.
Estaba blanca y delicada,
Suave, lozana y mejor formada.
Tuve que morder mis labios,
Porque aunque la tenía frente a mi,
No podía creer que fuera ella,
Porque estaba tan bella como un espíritu
Que busca un cuerpo para poseerlo.
Su voz me pareció una canción
De esas que susurra la naturaleza.
Estaba delgada su figura
Y su cabello estaba crecido
Y parecía una cascada
Suspendida milagrosamente
Por el Artífice de todas las cosas.

0140 ...Y me convenciste de que te amara

Tan sutil como el rocío
Que baña la flor de la madrugada
Tan suave como el vino
Que luego embriaga hasta el alma
Así llegaste a mi habitación
Y empezaste a aletearme
Como una angelita descarriada
Justo a mis espaldas
Y me convenciste de que te amara
Porque eras tan arrollante como el fuego
Que consume todas las masas
Porque llegaste como el sueño
Sin esperar a necesitarte
O como la misma muerte
Así llegaste a mi habitación
Y me susurraste en el oído
Y me convenciste de que te amara
Por eso te amé con convicción
Porque llegaste tan de sorpresa
Y tan sutil como el rocío
Que baña la flor en la madrugada
Y tan suave como el vino
Que luego embriaga hasta el alma
Así llegaste a mi habitación
Y me convenciste de que te amara.

0139 ¿Para quién será lo amoratado de los ojos?

Te aseguro que vas a caer
Y cuando caigas como estrella fugaz
Yo estaré erguido y presto a ver
Tu monumental caída por incapaz.

Porque aumentaste sin control mis heridas
Alimentándote de mi corazón
Malgastando sin derecho mi vida
Y arrancando de mi mente la razón.

Te juro que estoy suplicando
Ver tu descenso de tan alto
Te aseguro que estoy esperando
Ver como caes con espanto.

Porque destrozaste mis sentimientos
Arruinando para siempre mi ser
Por eso todos mis pensamientos
Esperan ansiosos verte caer.

Será un grato placer ver arrastrar
Tu descomunal orgullo en el suelo
Luego a mí vendrás a rogar
Que te remonte otra vez hasta el cielo.

Pero maldeciré tu soberbia amargamente
Y serás destruida sin compasión
Por haber gastado desmesuradamente
Mis sentimientos, mi vida y mi razón.

Para ti será lo amoratado de los ojos.

0138 Si tus ojos llegaran a apagarse

Si tus ojos llegaran a apagarse
En ese instante cesará mi vida
Pues los he considerado la lumbrera
Que ilumina mi entenebrecido caminar
A veces asustado cierro mis ojos
Para imaginarme con tus ojos apagados
Y es como una tortura no tenerlos
Iluminando mi vida como lumbreras
Sólo pienso que si llegaras a faltar
Mi vida se resquebrajaría en el acto
Porque es preciso tener tus ojos
Resplandeciendo siempre en mi camino
Qué será de mi negro destino
Si tus ojos no me miran más
De sólo pensar en mi situación
Mi corazón late más aprisa
Y las sonrisas desaparecen de mi rostro
Creo que no es bueno pensar
En lo que puede suceder mañana
Porque en el momento que se pasa pensando
No se disfruta del presente
Pero ¿Qué será de mi futuro y mi existir,
Si tus ojos llegaran a apagarse?

0137 Laudatorio sobre Priscilla

...Y entonces comencé a alabarla,
Porque me di cuenta de que su rostro
Poseía una gracia infinita,
Y una belleza superior
A toda la que en mi vida
Había podido observar.
No podía creer que por mis ojos
Podría percibir tanta belleza,
Pero después de ver sus ojos
Me doy cuenta que las estrellas
No le llevan nada en esplendor.
Por eso me inclino a alabarla,
Porque sus senos perfilados
Son perfectos como sus labios
Y porque el brillo de sus ojos
Es como un lucero color café.
Yo que veía las estrellas tintinear,
Y apreciaba lo cálido del viento,
Y aspiraba profundo frente a una flor,
Y pensé que el infinito mar,
No podría tener comparación.
Pero después de ver su cara
Y de observar como se conducía,
No me queda más que alabarla.
Porque cuando alguna mujer la ve
Al instante se crea complejos
Y un estado de intolerancia,
Porque pocos pueden aceptar
Que su belleza sea tan esplendorosa
Como solo las diosas del Olimpo
Pueden llegar a serlo...
Y es exclusivamente por eso
Que hoy me inclino a alabarla.

0136 A la merced del amor que te tengo

Mi cuerpo se maceró por las lágrimas
Al ver cómo te ibas con indiferencia
Y quedó mi alma macilenta
Con tu anticipada partida funesta
No puedo creer en tu crueldad
Pero te juro que aunque tu amor
Haya perecido en tu corazón
Como quiera te voy a querer
Porque estaré siempre a la merced
Del amor que siento por ti
Te aseguro que entre lo mejor
Que ha pasado por mi vida
Está el benigno amor que compartí
Y aunque comience mi tiempo gris
Te aseguro que no perderé la calma
Porque con esfuerzo intentaré olvidarte
Y borraré el recuerdo de tu amor
Si no puedo, trataré de conquistarte
Sabes que para mi no tiene importancia
Soportar todas las tempestades
Ni que me interpongan siete mares
Mi amor llegará hasta donde estés
Para llevarte aquella estrella que te prometí
Iré galopando por el viento del amor
Como un aroma suave y delicado
Con la esperanza de llegar hasta ti
Como si nada hubiese sucedido
Y buscaré un soplo de tu aliento
Para restaurar el amor perdido
Porque te juro que voy a estar siempre
A la merced del amor que te tengo.