1998/03/31

1712 Al igual que el Bhagavad Gita

Mi memoria audiovisual
Es volátil como el éter
Cuando no veo tus pupilas
Ni escucho tu voz de cascadas
Mi corazón se desmigaja
Pero cuando al igual que el Bhagavad Gita
Te muestras tal como eres
Mis ojos se desorbitan
Y renacen en mí los placeres
Que como nitroglicerina o dinamita,
Ponen en peligro mis amaneceres.
Cuando al igual que el Bhagavad Gita
Te muestras tal como eres
Mi corazón palpita
Y florecen en mí los atardeceres
Que como faros cósmicos agitan
Mis amores y mis quereres.

1711 Bajo la dinastía del deseo

Mi vida está siendo vivida
Bajo la dinastía del deseo.
Yo no puedo suspirar
Si no es para manifestar
El deseo
De tener un cuerpo cálido
Como tu cuerpo
Que me sirva de complemento
A lo cóncavo y convexo
De mi ser.
No existe agua
Para mi sed.
No existe manta
Que caliente
Mi gélida piel.
No existe llama que ilumine
La caverna de mi ser,
Por eso se
Que si el llanto fuese
Como la risa
Un remedio para el alma
Entonces yo podría vivir
Mucho más de un millón de años.
Pero ahora que mi vida
Está siendo invariablemente vivida
Bajo la dinastía del deseo
Yo no puedo suspirar
Si no es para manifestar
El deseo
De tener un cuerpo cálido
Como tu cuerpo
Que me sirve de complemento
A lo cóncavo y lo convexo
De mi ser.

1710 Piedra de molino

El color de tus ojos llegó
A lo hondo de mi corazón
Como si fuese igual
Que una piedra de molino
Lanzada al fondo de un río.
Lo rectilíneo uniforme de tus dientes
Me hizo hacerme un harakiri
Ante el tsunami de dulzor
Que como geisha inmaculada
O como caballo de Troya
Trajiste a mi corazón.
No sé tiempo después
Pero en este preciso momento
Yo daría media vida
Por volver a amarte
Y sentir como taladras mi imperio,
Porque fue que tu cándida risa
Improntó los espíritus salvajes
Que vagaban en mí,
Desde entonces la idea de paz
Fue borrada de mis testamentos
Porque el color de tus ojos llegó
A lo hondo de mi corazón
Como si fuese igual
Que una piedra de molino
Lanzada al fondo de un río.

1709 Cada vez que lo quieras

Mi corazón es un palacio
Con miles de puertas abiertas
Para que entres y salgas
Cada vez que lo quieras,
Mi alma es un escenario
Con escaleras a diestra y siniestra
Para que subas y bajes
Cada vez que lo quieras,
Mi cuerpo es un planeta
Con puentes por donde quiera
Para que vengas y vayas
Cada vez que lo quieras,
Mi espíritu es una lámpara
Cuya luz irradia primavera
Para que camines y vuelvas
Y tus pasos nunca se pierdan.

1708 Mirada de lluvia

Si mi mirada fuese la lluvia
Sobre tu planeta llovería tanto
Que tendrías que declarar
Nuevas regiones monzónicas
Y bautizar nuevos océanos
Ríos, pantanos y mares.
Serías regente de la lluvia
Y tus desiertos
Serían selvas amazónicas
Poseídas del más húmedo esplendor
Porque mi mirada de lluvia
Te llovería tanto
Y tan copiosamente
Que por fuerza de mi insistir
Tendrías que declarar
Nuevas regiones monzónicas
Y bautizar nuevos océanos
Ríos, pantanos y mares.

1707 Muchedumbre de soledad

La muchedumbre de soledad
Que pisotea mi jardín
En esta época de mi existir
Es tan numerosa
Colosal, ciclópea y apabullante
Que no se qué hacer
Si no encuentro unos brazos
Que me sirvan de estandarte
Para elevar mi vida
Hasta los cielos,
Fuera de esta agonía
Que hace que mi cuerpo se desgaste
Como si fuese espuma desvanecida
Al borde de la mar
O como nube esparcida
En la vasta inmensidad.
La palabra soledad
Ha adquirido en mis comarcas
Características de epidemia
Por eso necesito unos brazos
Para recostar mi cabeza
Y no dejar que me venza
Esta titánica y humillante
Muchedumbre de soledad.

1706 Consubstanciación de la ternura

Cuando estoy contigo
Me deshilvano por dentro
Me esfumo, me desvanezco
Me vuelvo inevitablemente
Consubstanciación de la ternura
La calidez de tus manos
Evapora de mi alma
Todo vestigio de amargura
La candidez de tus años
Contribuyen a mi calma
Con aludes de dulzura
Y cuando tu risa tácita, explícita
Como lluvia en Bangladesh
Se derrama sobre mi rostro
Yo no puedo ser el mismo
Tengo invariablemente que ser otro
Los aportes que hace tu risa
A mi descolorida absurda vida
Son tantos y llegan tan copiosamente
Que después de tu franca risa
Soy como campo de rosas rosas
Minutos después del huracán
O como ciudad populosa
El día después del carnaval.
Cuando estoy contigo
Me deshilvano por dentro
Me esfumo, me desvanezco
Me vuelvo inevitablemente
Consubstanciación de la ternura.

1705 Este anochecer de hoy

Describir mi espíritu
Este anochecer de hoy
Es lo mismo que decir:
Pabilo humeante
Faro sin luz
Verde agua inmóvil
Caña cascada
Ala de ave sin color
Torre corrompida
Lámpara u hoguera sin calor
Nebulosa diluida
Ola desvanecida de dolor.
Describir mi espíritu
Este anochecer de hoy
Es lo mismo que decir:
Niño gimoteante
Poema sin sentido
Bruma asfixiante
Cántaro quebrado
Muro agrietado por temblor
Dique destruido
Columna mutilada de temor
Poderoso titán herido
Pétalo separado de su flor.

1704 Oleada de sombras

Cuando la tarde se retira vencida
Yo tengo que permanecer de pie
Esperando que la oleada de sombras
Carcoma mi espíritu y mi ser
Cuando la noche llega intempestiva
Yo sigo siendo un tejedor de sueños
Que ha deshilvanado su razón
¿Qué diques luminosos
Podrán detener de un solo golpe
En el umbral de mi alma desolada
Esa marea, gigantesca, de sombras
Que cada atardecer
Arriba a mi interior?
Cuando la tarde se retira vencida
Yo tengo que permanecer de pie
Esperando que la oleada de sombras
Corrompa mi alma y mi fe.

1703 Las cosas suculentas de la vida

Descubriendo ese sabor a nada
Que tienen las cosas suculentas
De la vida
Cosiendo las alas heridas
De los dioses blasfemados
Heridos en su diestra
El perenne y cansadizo desconsuelo
De ver la luna
Una tras otra vez pasar
Y el sol que con su imperio
Eleva sus alas al altar
Vuelve tan vacío como el eco
Del hueco de mis huesos,
Cuando veo tu rostro
De poderoso omnipotente
Ante los niños y niñas
Mutilados,
Sin abrigo y sin pan.