1996/02/29

1539 Palabras y gestos

Un gesto o una palabra
Puede destruir una nación
Y yo siento mi comarca
Aplastada por la invasión
De la tristeza más exagerada
Y de la cruenta desilusión.
Con una sola palabra
Se puede destruir
Todo un vasto imperio
Y justo en este momento siento
Como si sobre mis castillos
Estuviese lloviendo a cántaros
La más completa colección
De palabras inverosímiles.
Un solo gesto
Puede hacer zozobrar y hundir
Toda una embarcación,
Y justo en este momento siento
Como si sobre mi barco
Hubiese un ejército completo
De mimos, arlequines y pulchinelas
Mofándose de mi desilusión.
Por eso siento temor y repulsión
Al temor y a la repulsión,
Y es solamente por eso
Que mis palabras y gestos
Están tan llenos de dolor,
Esperando a que me esperes
Para compartir conmigo
Tu tierna luz y tu canción.

1538 En la distancia

Cuando la pena llueva
Sobre la planicie desolada
De tu corazón,
Cuando la nostalgia asome
Como cúmulo de nubes
En el cielo de tu mente,
Cuando el desaliento llegue
Al umbral de tu destino,
Piensa que yo estoy contigo
Para cubrirte con mi cuerpo
Y que no se humedezcan
De la lluvia de tristeza
Las plantas de tus pies al caminar,
Piensa que estoy contigo
Para cubrirte como abrigo
En noche de tormentas
Para que no sientas el frío
Que desalienta
El aliento de tu camino
Y si no es suficiente mi recuerdo
Para salvarte de la tristeza
Coloca tu mano en tu pecho
Y siente como palpita por ti
En la distancia
Mi solitario corazón.

1537 Vida

En éste día único en que cruzas
El umbral de una nueva era,
Deseo que puedas vestirte
De nueva vida
Y que tus hadas madrinas
Colmen de ricas, sanas,
Y jugosas bendiciones tu camino
Y que el rumbo de tu destino
Coloque ante tu faz
Las cosas que deseas
Para vivir en dulce paz.
Y ten presente
Que la vida es
Un reto que debemos enfrentar,
Un regalo que debemos recibir,
Un juego que tenemos que jugar,
Un deber que tenemos que cumplir,
La luz con que debemos alumbrar,
Y una bendición que debemos compartir.

1535 Que tu boca se pose en mi entristecido pecho

Yo solo quiero que tu boca
Se pose en mi entristecido pecho
Para que escuches
Las sonoras notas musicales
Que encierro en mi cuerpo.
En este preciso momento
Estoy listo,
Deseo que como si fuese mi espíritu
Las cuerdas de un violín
O una guitarra, o un contrabajo,
Recorras desde la prima
Hasta la bordona
El paraíso que encierro
En mis abismales adentros,
Porque mi ser está listo
Para tus besos
Yo solo quiero que tu boca
Se pose en mi entristecido pecho,
Porque sino mis ensueños
Van a hacer aullar mi cuerpo
Como aúllan los chacales
En medio del desierto,
Pero si tu posas tu boca
En mi entristecido pecho,
La música de los cielos
Va a ser poca cosa
Comparada con las músicas
Que te obsequiaré de mi cuerpo.

1536 Rocío

Muchas veces
Me he sentido tan perdido
Como gota de lluvia en medio del océano,
En otras ocasiones he sido
Tan poderoso y turbulento
Como tormenta huracanada
En las islas del Caribe,
En algunas ocasiones me sentí
Tan impotente e incierto
Como chubasco pasajero
En el medio del desierto,
A veces yo he sido
Como caído del cielo
Semejante a la bendita lluvia monzónica
En las cordilleras del Himalaya,
A veces me he sentido
Como llovizna menuda
Sobre la tierra árida
Y otras veces tan imbatible
Como un tifón devastador,
Como un tornado,
Como un ciclón,
Pero ahora,
Ahora me siento como si fuese
Una bruma que flota,
Como un leve y sutil rocío
Que cubre la mañana,
Me siento ser gota cristalina
Que en suspenso se balancea
Al ritmo del viento,
Solo esperando que tu aliento
Toque el espíritu de mi cuerpo
Para caer a tus brazos
Como si fuese la lluvia
Que cae del firmamento.

1534 Cuándo

Cuándo volarán
Las palomas dormidas de tus brazos
Al vacío palomar de mi cuerpo,
Cuándo es que este mar
De soledad despiadada
Va a dejar de inundar
Mi vida, mi muerte y mi resurrección,
Cuándo e que he de beber
De las fuentes cristalinas
De tu cuerpo,
Porque ya la sed y la soledad
Han aridizado tanto
Mi garganta y mi pecho
Que solamente con tu beso
Seré capaz de restaurar
Mis alas atrofiadas
Para al momento de amarnos
Volar y volar
Por la abierta expansión
De tu etéreo cuerpo,
Cuándo es que volarán
Las palomas dormidas de tus brazos
Al vacío palomar de mi cuerpo
Cuándo es que he de besar
Las dos dormidas mariposas
De tu pecho
Porque siento millares de mariposas
Que hormiguean en mi cuerpo
Cuando pienso en tu cuerpo.

1533 Caracol

Retumban en el caracol de mi oído
Las últimas palabras que dijiste
Cuando murmuraste tiernamente
Que lo nuestro era de verdad.
Iluminaste el oscurantismo
De mi espíritu
Cuando tus labios impacientes
Recorrieron mi mustio pecho.
Aún a sabiendas
De que en los cielos de mi alma,
Los elevados estratos
Indicaban que en mucho tiempo
No llovería amor,
Sin embargo tu húmeda boca
Se desbordó en mi cuerpo
Como un maremoto
Ahogando de un solo golpe
Mis playas, mis ensenadas,
Mis acantilados, mis colinas,
Mis valles, mis lomas,
Mis cavernas, mis cataratas,
Mis mesetas, mis cordilleras,
Mis nubes, mis cielos,
Humedeciendo por entero
Los más altos estratos de mi alma
Dejando en mi entero cuerpo
El rastro de tu apasionada boca
Como si fuese el rastro
De un caracol en la playa.

1532 Babel

Lanzaste sin compasión por la borda
El inmaculado amor que te brindé,
Esparciste sobre mi cuerpo
Por más de mil veces
La hiel de tu desprecio,
Sin embargo el sentimiento
Que había creado para ti
No se inmutó
Ni mi norte se desorientó
Del esplendor de tus ojos,
Porque a pesar de no quererme
Yo he sido el que perfumó
Con el perfume del perfumista
Los más cándidos nenúfares
Que crecieron en tu alma,
Yo fui quien galopó
Por tu delgada cintura
Y quien batalló en las alturas
De tus pechos de cristal,
Sin embargo tú dejaste
Construida en mi espíritu
Ésta Babel incongruente
Que no tiene comparación
Ni siquiera con el dolor
Que me provocó la erupción
De la volcánica tristeza
Que desencadenaste en mi interior.

1531 A la merced de tus corrientes

Me volví poeta de la luz
Al momento mismo
De querer hablar
Del color café de tus ojos
Y cuando quise hablar
De tu boca tan sensual,
Me volví profeta del deseo
Más loco e insaciable.
Yo fui el manso colibrí
Que quiso besar sin cesar
La flor opulenta de tu cuerpo,
Me dejaste batir las alas
De mi desesperada boca
En la flor inmaculada de tu ser
Para que pudiese renacer
De entre las cenizas
Como si fuese lo mismo
Que un ave fénix,
Por eso cuando quise describir
El momento en que te amaba
Me abandoné
A la merced de tus corrientes
Y me llevaste
Hacia el azul infinito,
Catapultándome
A las más remotas regiones
Del universo
Y fue allí
En donde me hiciste galopar
En los fantásticos unicornios
Que moran detrás de las estrellas.