1989/08/31

0120 Crónica sobre Priscilla

Sus ojos son como el café,
Que de una manera inesperada
Me endrogan hasta enloquecer.
Es tan libre y agradable como el viento,
A veces suave y a veces impetuosa.
Ante ella se enamora mi espíritu
Y mis piernas se debilitan.
Sueño mucho con tenerla
Entre mis brazos en exclusiva.
El contorno de su boca
Hace embriagar al más sobrio,
Y su suave voz distorsiona
Las demás ondas sonoras.
Lo más excitante de su físico
Se encuentra en sus pechos.
Ella puede colmar mi existir
De lo mejor que hay en el mundo.
Mis ojos se complacen
Al ver su cintura y sus caderas,
Porque es tan bien torneada
Que si no estuviese cerca de ella
Mi vida no tendría importancia.
Si llegan a prohibirme su figura
Soy capaz de hacerme un harakiri,
Porque en realidad es especial,
Aunque no es una santa inmaculada
Porque carece de una aureola.
Pero hoy por hoy la amo con locura
Que en éste caso es lo importante.
Mi amor por ella es tan grande
Que sé que sobrevivirá
Y que quedará grabado en su corazón
Y en las crónicas del tiempo y el espacio.

0119 Leyenda sobre Priscilla

Cuentan que era tan hermosa,
Que muchos la llegaron a comparar
Con la más refulgente de las estrellas.
Dicen que poseía la facultad
De permanecer en el pensamiento
De todos cuantos la pudieron ver.
Y que era tan extremada su supremacía,
Que las rosas rojas se ruborizaban
Cuando transportaba sus pasos al andar.
Dicen que era tan radiante
Que no se circunscribía entre coordenadas,
Ni tampoco entre rituales.
Cuentan que era tan luciente
Que la más codiciada belleza
Era la mejor de sus rivales,
Además, dicen que fue tan imponente,
Que las estrellas temían su despertar,
Que poseía la piedra filosofal,
Y que conocía el arte mágico
De apaciguar suavemente los gemíres,
Y que cuando la noche había llegado
Era porque sus ojos cerraba,
Y que la indescriptible luz que la rodeaba
Era más armoniosa y rica que la paz.
Cuentan que se le llegó a profetizar
Que al paso del lento tiempo
Se convertiría en una canción,
Y que sería la más hermosa historia
Que oídos humanos escucharían.
Ella se apareció una noche en mi vida
Y desde entonces propago su leyenda.

0118 Los poemas que te escribí

Cuando sientas ganas de verme
O simplemente de estar conmigo
Cuando quieras recordar un amigo
O si acaso quisieras tenerme.

Busca en los poemas que te escribí
Porque en ellos podrás encontrar
Lo que significa con amor amar
Y lo que significa creer en ti.

Si tal vez quisieras recordar
Los momentos que disfrutamos
O las miradas que intercambiamos
En mis poemas has de pensar.

Teniéndolos es como si tuvieras
Mi voz, mis lágrimas y mi razón
Mi ser, mi alma y mi corazón
Teniéndolos, es como si me vieras.

Te suplico como un mendigo
Que releas los poemas que escribí
Para que te recuerdes así
De que en mi tienes un amigo.

Tal vez un día te entristecerás
Al mis poemas otra vez releer
Porque nunca podrás creer
Que en ese momento llorarás.

Cuando leas los poemas que te escribí
En los que he desbordado mi vida
Sé que sangrarán tus heridas
Porque te recordarás de mí.

A veces viví momentos de tortura
Escribiendo a tus ojos, pechos y boca
Y he sentidos una agonía loca
Escribiendo a todas tus locuras.

Quiero que recuerdes ahora
Que fuiste la mejor de mis musas
Y que no encontraré una excusa
Para buscarte una sucesora.

0117 El amor destruye el corazón

Parece que solo el amor
Puede destruir un corazón
El mío está malherido
Por culpa de un mal amor
Que no se dedicó a apreciar
La grandeza de mi dedicación
Jugó a cabalgar en el viento
Consumiendo mi porción de amor
Y matando también mi razón
Y después de destruir mi vida
Se mofaba de mis heridas
Y yo con mi corazón adolorido
Buscando algún buen amor
Que me cierre las cicatrices
Que me dejó el desgraciado amor
Como quisiera hoy reparar
Las heridas de mi corazón
Para que crezca mi amor
Y poderlo dar con dedicación
A un fiel y buen amor
Que pueda dedicar aprecio
A mi corazón malherido
Espero que alguien pueda venir
A reparar mis cicatrices
Para juntos vivir felices
Sin que nos destruya el amor.