1997/06/30

1664 El sonido de arpa celeste

Tu voz es como un túnel
Con acceso directo
A la belleza intangible que tiene tu alma,
Mas bien no como un túnel
Sino como un túnel en forma de espiral,
Porque a cada estrato que consigues
Elevarme como una pluma diminuta,
Es diferente al anterior
Y menos excitante que el posterior.
Tu voz es como la de un ángel
En los campos de Belén,
Mas bien no como un ángel
Sino como la de un arcángel
En los prados del Edén,
Porque cada golpe de voz
Que entonas con tu timbre
Me provoca una calma interior
De proporciones no vistas en mi existir.
Tu voz es como un río
Que se desplaza suave por su cauce,
Mas bien no como un río
Sino como un mar profundo y azul
Que se mantiene en su debida proporción,
Porque la profundidad de tus palabras
Hacen de la pusilanimidad de mi ser
Un ímpetu para continuar admirando
El sonido de arpa celeste
Que tienes en lugar de voz.

1663 Pasajero inverosímil

A este barco que bate
Anclado aquí en mi pecho
Ha podido acceder
Tanto pasajero inverosímil
Como la humillante soledad,
La tristeza, la nostalgia y la verdad.
Han llegado intempestivas
Con sus abultados baúles
Cargados de tantas cosas
Que están aminorando mi soñar.
La soledad llegó autónoma
Con sus nostalgias y tristezas de la mano
Como dos niñas decididas
A romper los cristales de mi alma.
Y la verdad que llegó autoritaria
Instalándose en cada camarote
Del navío de mi pecho.
Deshilvanó cual Ariadna
Sus inmensas madejas de dolor
En el laberinto a oscuras
De mi interior.
Juntas y solidarias hacen estragos
En lo interno de mi corazón.
Ellas destruyen y destrozan,
Deshacen y desbaratan,
Descuartizan y desmoronan,
Descomponen y desintegran,
A estribor y a babor ,
La popa y la proa de mi corazón.

1662 Mi sombra huyó de su lugar

Es demasiado inmenso mi penar
Como para que mi propia sombra
Haya huido de su lugar
Porque tan agobiada de incertidumbre está
Que ha querido salir a conquistar
Nuevos océanos y bautizar
Nuevas montañas y explorar
Nuevos cielos
Y una nueva región abisal.
Pero te advierto alma mía
Que en este mundo tan desigual
Será difícil encontrar
Quien contigo comparta la ilusión
De salir a conquistar
Nuevos océanos y bautizar
Nuevas montañas y explorar
Nuevos cielos
Y una nueva región abisal.
¿Dónde se dejará de escuchar
El estruendo de las olas?,
¿Por dónde encontrarás el camino
A la habitación de la luz?,
¿Quién te trazará los caminos
Del relámpago y del trueno?,
¿Quién te encaminará de la mano
Junto al devastador tifón?,
¿Quién engendrará para ti las gotas del rocío?,
Y ¿quién ira contigo a conquistar
Nuevos océanos y bautizar
Nuevas montañas y explorar
Nuevos cielos
Y una nueva región abisal ?.

1661 Tiempo para la esperanza

Siempre será un buen momento
Para comenzar otra vez
Aunque el desnirvanador apague
El interruptor de las nirvanas
Y aunque el desmaravillador obstruya
Los canales de las maravillas
Aunque nos seduzcan con su lengua
Los promiscuos pastores del Edén
Aunque irrefutablemente lo ordenen
Las fulgidas estrellas
Aunque lo promulguen los imperiales edictos
Y lo señalen las invulnerables pitonisas
Aunque lo anuncien los adictos.
Y haya empezado a regirnos
En su magno apogeo
El dios de la decadencia.
Resuelta y enteramente me resisto
A aceptar el fin
De este tiempo para la esperanza.
Con inmutable tesón y vehemencia
Espero en mi paciencia
El nacimiento del nuevo cielo y el nuevo sol.
Porque entonces reverdecerán
No sólo la vara de Aarón,
Sino la marchitada esperanza
De cada humano corazón.

1660 Al momento de desdoblarme ante ti

El delirante mendicante que fui antes
De conocerte,
Cesó
De existir como gimiente
Cuando yo te conocí.
Había una feria
Con norias, tiovivos,
Algodones dulces
Y tus ojos como palomas de luz
Atravesaron el alma mía
Como si fuesen ondas electromagnéticas
Que atraviesan la atmósfera.
Y cuando llegó la cálida onda de tu mirada
Hasta el núcleo mismo de mi corazón
Me sentí invicto y vencedor
Me sentí invencible, invulnerable y triunfador
Me volví inmune a la tristeza
Y resistente al dolor.
Fue a partir de entonces,
Esa noche de abril
Tantos años ha
Que mi vida empezó a andar
Por los coloridos arco iris
Que trajiste a mi mocedad.
El delirante mendicante que fui antes
De conocerte,
Cesó
De existir como gimiente
Cuando yo te conocí.
Había una feria
Con norias, tiovivos,
Algodones dulces
Y un hombre solitario
Que cambió perennemente su estado
Al momento de desdoblarme ante ti.

1659 Mendicante

Yo vago con mi risa marchitada
Por el contradictorio desamparo
Que me ha dejado tu faz,
Me va aflorando
En la superficie de mi interior,
La punta de un iceberg
De proporciones estratosféricas.
Soy como migaja flotante,
Como un espíritu en pena
Escapado
De los estratos más apartados del limbo.
Yo voy sin ti
Como una brújula desorientada,
Como estrella rutilante y fugaz,
Como ave migratoria
Que ha perdido su hábitat,
Como gitano húngaro itinerante,
Delirante, desesperado y mortal.
Sin ti, los colores de mi aurora
Todos se han tornado grises
Y la sonrisa triunfante
Que otrora ostentaba
Ahora ha venido a ser
Una mueca incoherente y trivial.
Si decidieras volver a mi camino
Yo ofrecería en tu honor
Ramos de nubes
Para ser colocados a tus pies,
Si decidieras volver a mi destino
Yo ofrecería en tu honor
Las vacas sagradas
Que rumian silencios y soledades
En las planicies de mi interior
Y entonces podría ser tan feliz,
De nuevo, contigo
Como un niño bendecido
Por el duende de la ternura.
Y dejaría de ser
Un mendicante lleno de paura.

1658 Morir ahogado en mi propio dolor

Es el amor el más desinteresado
De los afectos humanos
Y éste no se debe mendigar,
Pero al momento de ver tus ojos
Jóvenes y con tanta libertad,
Al momento de que tus manos
Electrificaran las moléculas de mi aura,
En lo interno de mis ínfimas partículas,
En lo más apartado de mis núcleos,
Lo más recóndito de mis átomos,
Se hizo solidario con la causa
Que llevaba tu nombre
Y que consistía
En estar contigo,
No para comerte o devorarte
Como si fueses una golosina
Y yo bestia devoradora por necesidad,
Sino para estar contigo.
Si al menos me dejaras morar
En el habitáculo más recóndito,
Frío y desolado de tu corazón,
Si al menos me dejaras estar
Bajo el dintel de la alcoba,
De tus labios carnosos,
Si al menos me permitieras
Caminar por tus veredas,
Yo podría demostrarte
En un arrebato de júbilo,
En la cúspide de mi exaltación
Que también tengo un corazón
Amante,
Se sentiría realizado mi espíritu
Y podría ufano descansar
Después de haber logrado
Entonar en alta voz mi canción,
Si quisieras abrir mis más recónditos sésamos
Y encontrar las salidas a mis laberintos
Sólo tendrías que mover tus labios
Y al instante se abrirían las puertas
Más herméticamente cerradas
De mi interior,
Lanzaría al aire las palomas, a volar,
Tocaría en un desvarío las campanas
Y danzaría al ritmo de las fanfarrias,
Al redoblar de los bombos
Y al tañer de los platillos,
Y al sonar de las trompetas
Podría decirte con entereza y valor
Que sin ningún rubor
Te amo y te deseo de una forma
Tan enorme que de no hacerlo
Estaría corriendo el riesgo
De morir ahogado en mi propio dolor.

1657 Si la vida no me basta para amarte

¿Y si el tiempo no me es suficiente
para amarte todo lo que quiero amarte,
Amada mía?
¿Y si no me basta esta vida leve
Para desplegar ante tu ser
Los inmensos tesoros
Que estoy constantemente
Elaborando para ti?
¿Y si no soy capaz de resueltamente
Decidir decirte cuánto te admiro, te amo y te quiero?
¿Y si las fuerzas me traicionan
Al momento de desearte lo mejor del universo?
Porque después de todo
Solo soy un humano mortal
Que te ama con la demencia
Del mar,
Al batirse en los bordes del acantilado.
¿Y si no es lo suficientemente agobiante
El limbo,
Para que purgue la inclemencia
De no haberte amado más
De lo que te estoy amando ahora?
¿Y si no es apropiadamente grande
Este cielo vestido de estrellas
Para construirte entre las nubes
Un castillo de ilusión?
¿Y si no resiste mi corazón el imaginar
Que a pesar
Del inmenso sentimiento
Que me hace para ti,
Tú no puedas o no quieras
Quererme como yo te quiero a ti?
¿Y si me traicionan los dioses
Y la vida
No me basta para amarte
Todo lo que quiero amarte,
Amada mía?
¿Qué será de mi muerte,
Lúgubre,
Amargada y sombría?
Vagará el alma mía, en pena,
Encerrada entre la cárcel
De mi propio indestructible amor.

1656 Estos ojos

Si no hubiese sido por verte
De que me habría valido
Tener estos ojos
Desorbitados y ajenos a la alegría.
Si no hubiese sido para besarte
De que me habría servido
Esta boca insípida con su mueca de angustia.
Si no hubiese sido para abrazarte
Tiernamente,
De que me habrían servido
Estas aspas de molino
Que tienen forma de brazos.
Si no hubiese sido para amarte
De que me habría servido
Este pecho de hombre enamorado
Y estas ansias locas de cuidarte.
Si no hubiese sido por verte
De que me habría valido
Tener estos ojos
Desorbitados y ajenos a la alegría.

1655 I don’t want to talk about

I don’t want to talk about the weather,
I don’t want to talk about cars,
I don’t want to talk about philosophical things,
I don’t want to talk about stars,
I don’t want to talk about worlds advanced,
I don’t want to talk about wars,
I only want to be with you,
Only with you
Because you disturb my soul’s weather,
You make run my chest’s car
You are the philosophical thing that I wanted,
You are my own shining star,
And my turbulent war,
But without you
My heart don’t work out
Because of big sadness
That you let me inside
Just the same moment
That you put your body
Far away my sight.

1654 Rayo de sol

No sé si fue una casualidad del destino
O un azar que me jugaba la providencia,
No sé si fue un oasis en mi camino
O uno de mis arrebatos de demencia
Pero cuando el rayo de sol llegó a mi vida,
En ese mismo momento
Yo descubría tus ojos.
Y la majestad de tus ojos de fuego
Me amarró a tu figura
Como laberinto de venas y arterias.
Y la sobriedad de tus ojos serenos
Me encadenó a tu dulzura
Como revoltijo de fuego y de cera.
Y la beldad de tus ojos tan tiernos
Me ató a tu cintura
Como amasijo de cuerdas y madera.
Resuelto decidí que a causa tuya
Sería capaz de arriesgar
Mi máscara, mi faja y mi cabellera
Como si fuese un luchador olímpico,
Sin que me importase arder,
Quemar o perder
Mi ilusión y mis sueños
Entre tus ojos de fuego.
El fulgor de tus ojos escrutó
Lo más íntimo de mi médula,
Y la belleza absoluta de tu mirar
Me redujo a mi más elemental célula.
Fui ceniza después de contemplar
El rayo de sol de tus ojos de fuego
Y fui humus, y escoria, y residuo,
Vestigio, desecho, despojo,
Y partícula, y rastrojo,
Reducto de apoteosis ante tu mirar.

1653 Turquesa

Turquesa el agua de tu mar
Y estruendoso el sonido de tu voz
Cuando arribas a mi vera
Y subyugas mi voluntad
Como si fuese una roca
A la orilla de la mar.
Para que la aridez de mi alma
No fuese tan notoria
Bajo la lluvia salí a tu encuentro
Como si fuese le pororoca
Producida por el Amazonas
Al juntarse con el mar,
Pero el color turquesa
Y el sabor de tu sal,
El estruendoso sonido de tu voz
Y la carencia de mi barca
Me empujan a navegarte
Sin miedo
De hundirme en tu región abisal.