2015/11/07

3746 Cosas sumergidas en mi mar

Como si fuese capa tectónica
Tras el temblor
En un proceso
Parecido
A la subducción
Yo me fui hacia dentro
De mi propio ser.

Me hundí
Bajo mis pies
En una improvisada
Licuefacción.

Mar adentro
Sin anclas,
Ni brújulas,
Ni cuadrantes,
Ni astrolabios,
Sin mecanismos
De Anticitera
Ni solares piedras.

Sin ayuda de los dioses.

Atraído por el campo
Magnético
De mi propia rotación.

Solamente equipado
Con un fardo
De desesperación.

Y allí, a falta de ti
Inicié el inventario
De las cosas sumergidas
En mi mar:

Bellas ánforas
Perdidas
En los recovecos
De mi memoria.

Aherrumbrados
Cañones de corsarios,
Barcos de desvencijadas velas,
Platones de porcelana,
Baúles llenos de perlas.

Mil castillos de coral,
Manada de blancas ballenas
Banco de afligidos peces,
En las marinas praderas.
Bosques de verde talasia,
Colonia de tritones
Desolando mis quimeras.

Ciudades de olas
Con cúpulas de nácar
Pájaros pelágicos
De cansadas alas.

Y así fue como descubrí
Esa mítica isla
Que queda
En aquel lugar
Secreto
Del océano
Más remoto
De mi ilusión.
Publicar un comentario