2012/04/30

3562 Como caballo de Atila

Fue irrepetible.
Como los azules
Que se divisan a lo lejos
En las montañas,
Como la ola que llega
Resignada a la playa,
Como nube inverosímil
Sobre los montes
Y las casas,
Así tu mano
Cabalgó
Como caballo de Atila
Pisando cada musgo,
Las pardas algas,
Cada erguida hierba,
Cada brote enternecido,
Mis plantas fanerógamas,
Las carentes de flores,
Mis helechos arborescentes,
Mis tundras, pampas y taigas,
Mi pluviselva amazónica,
Toda micra, cada espacio
De mi mundo
Fue tocado
Por la inefable caricia
Que se desprendió
De tu mano
En mi cama.
Publicar un comentario