2012/04/30

3561 Vámonos

Tu mirada
Incitándome
Al despegue
Y tu voz
Sin insinuaciones
Sino directa como
Relámpago que golpea
Lo interno
De mis dendritas
Me dijo:
“Vámonos”.

Sin remedio hube
De sacudir
El polvo de mis sandalias,
Acicalar mis alas,
Encender el viejo motor
De mi pecho
Y zarpar
Con velas hinchadas
A la prefigurada
Fantasía
Que me configuró
Tu invitación.
Publicar un comentario