2012/02/03

3536 Autorestaurarme al estado de justo antes de ciento veinte lunas

Que fuese mi corazón
Como un mate
Y poder raspar
Las yerbas amargas
Que tú,
Luego de masticarlas
Con tu demencia
De Nabucodonosor,
Dejaste en el fondo
De mí.

Vaciarme de ti
Como un cántaro
Cósmico
Lleno de lluvia
Y quedarme
Inerme a tus latidos,
Inmune a tus suspiros,
Dejar de ser insomne
Indemne a tu quejido,
A tus gemidos.

Que pudiera yo sacar
Desde lo hondo
De mi interior
Cada brizna,
Cada pizca,
Cada pajita,
Cada hebra,
Cada fibra
Y autorestaurarme
Al estado
De justo antes
De ciento veinte
Lunas,
Tiempo antes
De tu glóbulo de Bok,
Cuando no existía
En mi universo
Nada que sugiriera
Tu descarnante caricia
Ni al arco de tus cejas
Ni a tu perpetua sonrisa.
Publicar un comentario